Australia Tour Capitulo 7: San Remo

Texto: Fernando Pardo/J.Vacas
Fotos: Javier Vacas
cronica88
-The Beach Boys!

Día doce en Australia.  Viajamos a medio día hacia San Remo, un pueblo costero que está al lado de Philip Island a unos 150 km de Melbourne. La mañana la hemos pasado en Melbourne de paseo, desayuno en sitios molones de comida orgánica y , cómo no, de compras en tiendas de vinilos de segunda mano. En una de las tiendas nos encontramos al guitarrista de los Blueblottles, el grupo de surf con el que tocamos el día anterior en el Toff Of The City. Nos hace un precio cojonudo – la mitad! – y nos ofrece sus amplificadores para tocar con él en cualquiera de los conciertos que hagamos cerca de Melbourne. Graaacias tio ¡  A medio día tiramos para San Remo sin comer, con Javi Vacas feliz como un niño con botas nuevas, porque acaba de comprarse un par de exclusivas botas de ganado vacuno australiano. Se acabaron las Vans por este viaje, adiós rollito skater, hola Cocodrilo Dandy ¡

cronica89

-R.M. Williams Aussie Boots.

Según llegamos al Westenport Hotel de San Remo en el que tocamos al día siguiente nos da un ligero bajón… Primero llegamos y hace frío o por lo menos fresco, como una tarde de veraneo en el cantábrico y se está haciendo de noche. Después nos cobran las cervezas a las que creíamos que nos habían invitado. Ay, bendita inocencia del rockero gorrón español. Luego nos llevan a una habitación cutre, con tres pares de literas en 6 metros cuadrados y sin cuarto de baño, es comunitario y hay que salir fuera. Todo esto unido al olor de la moqueta nos hace tener la impresión de que estamos en Inglaterra en lugar de Australia. Es la primera vez en la gira que nos vemos como en las viejas giras por Europa…hasta ahora todo han sido muy buenos hoteles y condiciones inmejorables así que no nos viene mal un baño de realidad para cuando volvamos a España… despues nos pegamos un buen cenorro y toda nuestra percepción cambia al instante. De pronto todo nos parece guay, el olor a vacaciones en Inglaterra con los colegas, el baño comunitario en plan Boy Scouts, la cerveza gratis de nuevo y por lo que sea ya tenemos hasta calor. Lo que hace el hambre.

cronica90

-Turista deshubicado en San Remo con el Westenport Hotel de fondo.

Día Trece. Hace un día soleado y todo nos parece bonito, la impresión del día anterior está olvidada. Aún así el rollo de la gente que está de vacaciones nos parece muy inglés, muy Torremolinos, con partidos de futbol de la liga inglesa en las televisiones y la parte masculina desayunando cerveza – sola, una tras otra hasta la hora de comer – mientras la femenina juega con los niños en el parque.

Hoy toca mañana surfera de nuevo. Vamos a Philip Island,alli estuvimos tocando con Tame Impala en el Pyramid Rock Fest en nochevieja.Según llegamos a Smith Beach entramos en la ISLAND Surf shop and school y el tipo de unos 50 años de la tienda nos dice:Hey guys!! You are Los Coronas!! You are awesome! Increíble! De nuevo damos con el sitio así que pillamos unos long boards y unos neoprenos y al agua!

cronica91

-En Smith Beach después de boxear con las olas…

La prueba de sonido es pronto, a las tres de la tarde, pero nos tomamos nuestro tiempo porque el tío del equipo de sonido llega una hora y media tarde. Ya nos hemos dado cuenta que aquí las vacaciones son las vacaciones y el tiempo de dilata o contrae según el calor que haga y hoy hace calor. Vamos metiendo nuevas canciones nuevas en el repertorio poco a poco para ver como funcionan y las pruebas de sonido las aprovechamos para ir recordándolas.

cronica92

-Tocando en San Remo.

Ya tenemos cinco, a ver si cuando volvamos tenemos al menos otro par o tres.

Otra vez nos pasamos con la comida-merienda-cena y alguno necesita una buena siesta. Hoy por fin toca un buen scotch black steak de 300 grms…Menos mal que estamos genéticamente preparados para echar un sueñecito, resetear y empezar de nuevo a media tarde. En esta gira estamos durmiendo mal la mayoría de los días por los vuelos, los madrugones y las fiestas a las que vamos de casualidad y luego nos atrapan y le estamos dando al café a saco. Menos mal que aquí, como en los EEUU, te lo sirven en vasos como los de coca-cola media del Mac Donalds. Javi y yo lo tomamos solo, “Long Black”, sin azúcar y notamos el pelo con más volumen, qué cosas.

cronica93

-A veces estamos away in the clouds.

La encargada de la sala nos dice que empecemos tarde y que toquemos dos pases de una hora y pico cada uno. Ya vemos que la costumbre de los bares vacacionales aquí es hacer dos pases y tocar mucho para tener al público durante horas y que se queden el máximo tiempo consumiendo. Cambiamos un poco los planes y le parece bien.

Igual que hace unos días en Margaret River, la cosa al principio no pinta muy bien. No hay más que unos cuantos viejos rockeros o viejos moteros sentados en unas mesas y un par de parejas jugando al billar. Pero enseguida el milagro australiano vuelve a ocurrir y cuando empezamos a tocar la sala se llena.

Cuando tocamos en estos sitios no puedo evitar pensar, ¿qué coño pensarán estos al ver a cinco tíos uniformados y con sombreros de vaquero tocando música instrumental? ¿Y cuando descubren que somos españoles, el país ese al que llegas si haces un agujero gigante en el suelo? Lo curioso es que o les gusta o les hace gracia o son de una secta a la que les ha dado por seguir por todos los tugurios de Australia a los Coronas, porque en todos los conciertos que hemos dado hasta ahora solos o de cabeza de cartel se han llenado. O él que ha hecho la promoción aquí es muy bueno o se han dado una serie de extraordinarias casualidades que nos tienen agradablemente sorprendidos.

cronica94

-Excelente cosecha.

Otra de las cosas que nos sorprende es el buen vino australiano, tanto el blanco como el tinto. Todos los conciertos tenemos una botella metida en hielo entre las cervezas y le estamos pillando el punto a tocar un poco “avinados”. Joder, según lo escribo acabo de descubrir que entre el café y el vino estamos tocando un poco alterados, igual la percepción que tengo de los conciertos no es tan real como creo…

El concierto es bueno y hacia el final, antes de la parada entre pase y pase, llega la gran juerga. Paramos un cuarto de hora y la media hora final es un cachondeo de gritos y bailes raros. Nos hacemos fotos con la mitad de la gente que ha venido y firmamos los discos a la otra mitad. La venta de discos sigue a su ritmo, ¡a lo bestia! Nuestro distribuidor de discos aquí nos ha enviado una caja enorme con todo lo que quedaba en el almacén y a este ritmo la acabamos en tres conciertos. Parece que aquí no se lleva el pirateo o que son conscientes de lo que ayuda a un grupo que compren sus discos. Descubrimos que en el concierto hay un montón de músicos y que mucha de la gente nos conocía ¿de qué? Que más da, que la bola siga rodando.

cronica95

-Fin de fiesta en Westenport Hotel.

Al final hemos acabado tardísimo y nos hemos pasado otra hora y pico de charla con la gente. Mañana hay que madrugar y lo pagaremos.

Comments are closed.

CONTACTO: VACASMANAGEMENT
© 2013 - 2022 SKULL-KID WEB
 

 
X