Gira Australia 2014: Capitulo 13

Texto: F.Pardo / Fotos: J.Vacas

 

11 de marzo Melbourne

image (6)

Hoy nos han llegado por fin los vinilos de los discos que nos habían mandado desde España para la gira. Han estado dando vueltas de un lado a otro de Australia siguiéndonos, pero esta mañana por fin han llegado al hotel. Al ver las cajas enormes que vamos a tener que llevar con nosotros el resto de la gira y conociendo las restricciones de peso que vamos a tener, nos acojonamos un poco.

image

Tremenda cantidad de cosas que cargamos.

Tomamos una decisión rápida y, cajas de discos en mano, David, Loza, Kenny y yo nos vamos a recorrer las tiendas de discos de Melbourne para ver si podemos vender algunos de nuestros discos. Recorremos varias sin ningún éxito y al final lo conseguimos en “Basement Records” y en “Off The Hip”, la primera es más finolis pero con mucho gusto y la segunda más garagera, más de nuestro rollo, y llevada por un tal Mickster, que tocó la batería entre otros con The Crusaders, The Pyromidiacs y los Finkers, y que ha estado varias veces tocando en España.

image (1)

Loza tiene al diablo susurrando en el hombro.

Javi ha quedado con Kate para ir de compras y Yevh se queda en el hotel con su método Vaughan English particular. Con Jose nos vamos cruzando por el camino y aparece y desaparece mientras sigue con su búsqueda personal de “ese disco increíble, que se que está ahí y no se realmente cual es, pero que hasta que no lo encuentre no seré feliz del todo”. Al final acaba siendo una de las ultimas “Desert Sessions” de Josh Homme & Co. en vinilo.

image (2)

Estos carteles!

En Melbourne quedan aún un buen puñado de buenas tiendas de discos de primera y segunda mano, pero igual que en el resto del mundo se aprecia un enorme retroceso, hasta el punto de que es probable que dentro de un par de años no queden más que la mitad. Prácticamente todas las tiendas a las que hemos ido estaban vacías. Aquí el problema no es tanto la piratería como el desinterés total que tienen las nuevas generaciones por ciertos tipos de música y por cualquier formato que no sea el mp3. Las nuevas generaciones de rockeros lo llevan un poco crudo. Eso si, gracias al desinterés general he visto cosas increíbles a unos precios brutales, originales en vinilo de los Beatles, Shadows con y sin Cliff Richard, Duane Eddy, discos de la Creedence, los Long Ryders, Molly Hatchet o de Moon Martin por unos 4$. Eso si, en la tienda de al lado puedes encontrar lo mismo hasta 20 veces más caro. Se ve que en muchos sitios están deseando quitarse los vinilos de encima y que a la vez les siguen llegando colecciones enteras de gente que muere o que quiere quitarse de en medio toda su colección de recuerdos relacionados con la música. Pone los pelos de punta ver todos esos discos numerados, con señales al lado de sus canciones favoritas o con los nombres de sus antiguos dueños, es como tomar prestado el pedazo de sus vidas que estuvo unido ese disco y a ese momento.

image (3)

!?!!!?

Nos estamos corriendo la media maratón de Melbourne, con las cajas de discos a cuestas, de una tienda a otra y el cuerpo pide un poco de energía. Kenny sabe de mi gusto por las “cookies” de avena para desayunar y me habla del “ANZAC biscuit” – ANZAC (Australia and New Zealand Army Corps) -, una galletas de avena que cuando Australia y Nueva Zelanda entraron el la Primera Guerra Mundial – ver Gallipoli -, hacían las amas de casa de estos países y enviaban al frente parar que sus soldados tuvieran un aporte extra de energía y a la vez un alimento que no se estropeara en el viaje hasta Europa. Se ha convertido en algo tan representativo de Australia que el gobierno prohibió hace unos años que la cadena de comida rápida “Subway” comercializara unas galletas con ese nombre porque no cumplían con los niveles de calidad y cantidad de ingredientes necesarios para que una asociación del veteranos de guerra australianos los considerara representativos de los originales. Resultaba tan caro a “Subway” hacerlos como debían ser hechos que al final desistieron.

Son bastante grandes y están un poco duros, pero te dan energía de sobra para andar pateando la ciudad sin parar durante horas. Le pillamos otro a Yevh que sigue aprendiendo inglés en el hotel y en ayunas.

image (4)

Unas R.M.Williams nuevas en Melbourne.

Comemos en un restaurante mexicano de comida rápida, llevado por todo por latinos, que nos sorprende, tanto por lo bueno que está como por el método que utilizan para hacer la comida tan rápida y tan buena a la vez.

Por la tarde continúa el pateo pero esta vez por Fiztroy. Algunos, como Javi y Loza, se han corrido por la mañana unos 16km, más el “paseo” de la mañana con los discos y el de la tarde, más tranquilo pero también intenso. Los días libres los estamos usando para conocer los límites de nuestros cuerpos !

Estos días no han sido al final tan descansados como hubiésemos deseado, para algunos no han habido ni compras, ni paseos tranquilos, ni animalitos en el Zoo. Con tanta obligación y tantas vueltas me han recordado a la ultima visita a México DF con Chema Rey.

image (7)

Melbourne nights.

Deja un comentario

 

 
 
previous next
X