Gira Australia 2014: Capitulo 12

Texto: F.Pardo / Fotos: J.Vacas

 

10 marzo Melbourne.

image

Melbourne!

Tenemos dos días libres en Melbourne y aprovechamos la mañana del primer día para dormir. Lo necesitábamos. A la mañana siguiente, unos corren, otros duermen, otros escriben y el ruso se empieza a rascar la tripa porque tiene hambre, mientras ve la tele para ir pillando un poco de inglés. La verdad es que Yevh se pasa las horas muertas viendo la televisión para ir pillándole el rollo al inglés y poco a poco se ven los progresos, cada vez lo hace mejor.

image (1)

Rock and Run in Melbourne!

A medio día David, Yevh y yo tenemos una radio en la que a la presentadora le hace gracia que me llame Fernando y de música de fondo tiene sonando todo el rato “Fernando“ de Abba. Yevhyeni solo va para hacer muestras de nuestra música con la trompeta: un poco de rollo fronterizo por aquí, otro de corrida de toros por allá y otro de pasodoble de fiesta popular para acabar. Hablamos un poco de todo y la tía después de hablar del astronómico precio de una taza de café en Australia, me pregunta “Can you Hear the drums Fernando?”, primera frase de la canción de Abba. La veo tan convencida de que soy el protagonista o al menos el representante de la canción que la respondo “Yes, I was humming to myself and softly strumming my guitar”, así de buenas a primeras y sin pestañear.

image (2)

En el CHERRY Bar AC/DC Street, oficina particular gracias a su wifi.

Nos vamos al centro, nos reagrupamos y vamos en dos grupos a comer, unos hasta Fitzroy a “Little Creatures”, dando una vuelta enorme y sin sentido gracias al GPS sin actualizar que tiene Jose nuestro técnico en el cerebro, y otros a un japonés en el Chinatown de Melbourne. Yevh se queda en el hotel pasando hambre y aprendiendo inglés.

image (3)

En Fitz Roy.

Esa noche vamos a cenar al “Cookies” el restaurante de la sala en la que tocamos el año pasado -“Toft In Town”- y entablamos una conversación con Sloany, nuestro manager allí, y Kate su mujer sobre la comida australiana y su evolución. Llevamos ya una temporada en esta gira y si a esta le sumamos la pasada y aunque realmente comemos entre accidental y ocasionalmente, ya tenemos cierta experiencia.

image (4)

Loza está colgado.

De la influencia inglesa, siguen teniendo bastante vigencia los pasteles de carne, como los que comemos cada noche que podemos en los “Pie Face” – cadena de comida rápida basada en “Pies” o pasteles -, y los “Fish & Chips”, menos grasientos que los originales, pero aun así rebozados y algo grasientos. También los puddings, el té o los filetes acompañados por sus tres verduritas a la inglesa – patatas y zanahorias cocidas con judías verdes, por ejemplo -. Ah, y la cerveza, aquí les gusta mucho y las hay realmente buenas y tanto ellos como ellas se beben las pintas en un par de tragos. Y las sirven realmente frías ¡

image (5)

En el Little Creatures en buena compañía con Tim y Joe & friend (el colega tocó con Phill Rudd en los 70s)

La siguiente influencia que llegó fue la de la comida asiática, primero por medio de los trabajadores chinos que fueron a trabajar a las minas en el siglo diecinueve y los restaurantes que para ellos montaron sus compatriotas. Aunque la influencia asiática, más allá del curry, no explotó realmente hasta los años 70 del siglo veinte, después de la guerra de Vietnam, cuando llegaron miles de emigrados de ese país y derivaron la cocina australiana hacia el lado asiático. Así en cualquier restaurante se puede encontrar una increíble mezcla de comida tailandesa, japonesa y vietnamita, hecha a la manera australiana. Además entre medias también se encuentra la influencia de las emigraciones europeas y sus cocinas que llegaron a Australia tras la Segunda Guerra Mundial, sobretodo la griega y la italiana.

Las conclusiones son que la comida sigue cambiando igual que lo hace el país, que les gusta mucho, mucho el picante y que en Australia se come alguna de la mejor comida asiática del mundo. Que en los supermercados puedes encontrar una variedad de comidas de todo el mundo que te deja pasmado. También llama la atención la cantidad de barbacoas que ves, parece que cada casa tenga una y es que les gusta mucho la carne asada, desde la oveja y la vaca hasta el canguro.

Hay algo de influencia española también y más allá de que la “sangría” es relativamente conocida, llama la atención lo populares que son los “churros”. Son exactamente iguales a los españoles y los hay en casi todos los festivales o mercadillos a los que vamos, incluso encontramos un bar en el que los ponían en Bondi Beach bajo el nombre de “San Churro”(!!!). Vaya apropiación más aguda.

Ese día, después de una cena dominada por el sabor asiático y el picante, acabamos en un bar nocturno, en la terraza de un edificio, fumándonos unos puros, si, si, unos puros, como en una boda. Unos chupitos y a la cama, que hoy si que hemos cenado bien y abundantemente.

IMG-20140316-WA0001

Deja un comentario

 

 
 
previous next
X